Madurez 2ª parte

Posted by El Alquimista | Posted in | Posted on 19:36

Reacciones: 

0


Y siguiendo con la madurez , aquí empezamos a demostrarnos que somos, que vamos a saber levantarnos de cada tropiezo que tengamos, que somos fuertes y tenemos valía y valentía para enfrentarnos a cualquier cosa, que vamos a ser capaces de ser quien nosotros queramos ser, que no hay nada imposible, estamos capacitados para ser y ejercer cualquier actividad u oficio, no tenemos que olvidarnos de lo que nuestro interior nos dicte, que las obras las tenemos que hacer con vocación y con mucho amor, si no es así seguramente el resultado no será el esperado, o no nos sentiremos a gusto con nosotros mismos, buscar la felicidad a través de la comodidad o el engaño no da buen resultado, nos hunde en la miseria como ser, podremos tener a nivel material todo lo que hayamos deseado, sentirnos dichosos y admirados por los demás, infranqueables por la sociedad, pero seremos dioses con pies de barro.
La etapa de la madurez es una etapa dura, pero a la vez trepidante, llena de sorpresas, desde su inicio es un reto importante a nivel físico, mental y emocional, es cuando comienza la disociación de nuestro entorno mas cercano, nos vemos anonadados por un montón de retos que vamos a vivir de ahora en adelante, tenemos que ser cautos, pero a la vez dejar fluir todas las experiencias, emociones y conflictos que se nos van a ofrecer a lo largo del camino, en este periodo de tiempo que nos va a ir haciendo caminar hacia nuestra vejez, debemos ir conociendo de todo lo que disponemos como seres humanos, a nivel físico, mental y emocional, por eso de cada experiencia que vivamos en estos momentos, vamos a intentar sacarles la mayor felicidad, si es buena la experiencia, vamos a aprender de ella y sacarle todo lo negativo que tendría si no hubiese existido en nuestras vidas, y si por el contrario es mala, nos va a enseñar a reforzar la puerta por la que a entrado, y decidir si estamos dispuestos a volverla a dejarla entrar por la misma puerta o por otra similar, solo depende de nosotros, las experiencias malas son muy buenas consejeras, y si sabemos entenderlas, nos enseñan a caminar con paso mas firme hacia nuestro futuro, por una parte o por otra, cualquier experiencia merece un diez, no podemos pasar por alto las experiencias traumáticas, son aquellas que causan en nuestro interior una mayor inercia hacia los miedos profundos, vivir una experiencia traumática nos puede hacer llevar al traste todo lo que llevemos aprendido o todo lo que nos queda por aprender sea del origen que sea, o bien nos la han causado, o de lo contrario la hemos causado nosotros, de una u otra forma vamos a dividir esta experiencia, en primer lugar cogeremos lo peor que es lo traumático, que debemos hacer, “traumatizado” debemos de entender que un trauma es, que algo o alguien nos a golpeado y nos a echo una herida, pero al tratarse de una experiencia el golpe y la herida no esta en lo físico, por lo tanto si no lo podemos ver tenemos que mirar en nuestro interior y ver, que de nosotros esta afectado por ese trauma, una vez localizada la parte afectada deberemos ponerle una cura, todos sabemos que cuando tenemos una herida a nivel físico, si nos tocamos y hurgamos en la herida nos duele, de la misma forma tenemos que actuar en el interior, dejemos la experiencia traumática en el momento que sucedió, recordarla, perseguirla o buscarla, traerla a nuestro presente, lo único que estamos haciendo es hurgar en la herida, por lo tanto descartemos esa opción, ahora vamos a desinfectarla y a intentar curarla lo mejor posible para que el dolor sea el mas débil y la cicatriz no sea muy grande, ¿como conseguimos eso en nuestro interior?, antes de empezar debemos pensar, ¿Quién es el traumatizado? YO, ¿quiero dejar de estarlo lo menos posible? SI, todo esto debe de meditarse muchas veces, antes de empezar, y entender que somos lo suficientemente fuertes para superar esto, que todo nuestras defensas externas he internan van a conspirar para que yo me encuentre bien, y que YO me lo merezco, por que esa experiencia era mía solamente mía y que no la podía vivir nadie mas, a partir de ese momento cuando tengamos esos punto muy claros, vamos a coger todo lo que somos, todo lo que nos han enseñado, y todo lo que hemos aprendido, y pone en practica esas dos palabras esenciales en nuestra vida, perdóname, o te perdono, esa es la primera cura, cuanto mas lo repitamos mas nos va a curar, cuanto antes perdonemos o seamos perdonados, antes cicatrizara y cuanto mas amor pongamos en nuestro perdón mas pequeña será la cicatriz.
Por eso la madurez es el momento mas decisivo para tomar las direcciones correctas, por eso tenemos que tener las bases en nuestra niñez y en nuestra adolescencia bien enclavadas, sin fisuras, sin miedos, sin depresiones, sin dudas, si no es así, debemos ponernos manos a la obra, e intentar ahora que tenemos las competencias necesarias para hacerlas, enmendar lo que realmente rechacemos de nuestras actitudes, cuando estamos en un estado de madurez es cuando tenemos todas las opciones para ser quien queremos ser, el estancarnos en el pasado o dar vueltas a un problema que no tiene solución, no nos lleva a ningún camino claro, no avanzamos, al contrario retrocedemos, y el retroceso nos lleva a la ofuscación, nos encontramos mal con nosotros mismos, nos reprochamos los actos que hemos hecho o no hemos hecho, pero no es una buena situación, debemos aprender de los errores que hemos cometido o que han cometido con nosotros, el ponernos en el plan de victimas no es una buena opción, mantenernos en esta opción de ser victima, nos frena en nuestro desarrollo y con ello sacrificamos todo lo que tenemos a nuestro alrededor, desechamos las oportunidades venideras y llenamos nuestras vidas de miedos absurdos donde reina la inseguridad, y el desequilibrio, si entramos en el desequilibrio y la inseguridad, nuestras vidas quedan coartadas y relegadas al fracaso, todo lo veremos mal, la vida nos cerrara sus puertas y será una sucesión de obstáculos que no lograremos saltar nunca, una actitud positiva sobre acontecimientos pasados, nos abre puertas que nosotros mismos nos asombraremos de la facilidad que tiene la vida en darnos oportunidades para seguir pasando por el camino correcto. En la madurez tenemos la capacidad de vivir solos o acompañados, decidir donde queremos estar, y con quien queremos estar, por que estamos en este estado, y si queremos seguir estando en esta fase, es el periodo en el que debe gobernar la libertad, ahora es cuando se puede explayar la libertad en todas sus vertientes, no debemos atarnos a planes preconcebidos, ni rutinario, debemos tener la mente despejada, para poder elegir lo que queremos ser y donde queremos llegar, igual que en la pubertad, pero con mayor margen de maniobra, lo que hagamos en esta etapa será el motivo por el que estamos aquí, lo que hemos aprendido y lo que aprendamos en esta etapa de madurez, será en el futuro lo que entreguemos a los demás o a nuestras generaciones venideras, las ofuscaciones, los tabúes, los reproches, las intolerancias, las frustraciones, y todo lo que esto implica, no nos hará ser buenos consejeros en nuestra enseñanza a los demás, y viviremos en un mundo con carencias, lleno de contradicciones, y que nos llevara hacia una vejez vacía y llena de remordimientos, debemos caminar hacia un futuro con la cabeza erguida, sin complejos, sin tapujos, sin vergüenza, con honestidad y con honradez, la vida se encargara del resto, no debemos ser desconfiados, tenemos que tener fe en la vida, que es donde estamos, dejarnos llevar por los acontecimientos, debemos recordar que en nuestra vida reside la causalidad, y que si tenemos fe en ella, su recompensa será pasmosa, por mucho que interiormente nos duela lo que nos suceda, por muy desdichados que queramos sentirnos, todo pasa por algún motivo concreto, no debemos caer en la incertidumbre, del por que?. Seguramente este proceso desembocara en acontecimientos felices y gratificantes, una de las mayores virtudes del ser humano es la paciencia, la paciencia es sabiduría y poder, nuestro guerrero nos dice desde el interior que aunque perdamos muchas batallas debemos ganar la guerra, y que sepamos cuando es el momento de nuestro descanso, para poder continuar con futuras hostilidades, pero que al final cuando le hallamos ganado nuestra guerra a la vida, la vida nos entregara la paz, y viviremos en armonía con ella, ese es nuestro camino como seres individuales que somos, en este planeta, aunque parezca un cuento todo esto forma parte de nosotros, por eso la vida es tan sencilla y tan complicada a la vez, esto no es un mundo de vencedores y vencidos, todos debemos ser vencedores, pero con honor, esto significa que nuestra guerra esta en nuestro interior, en nuestro corazón, en nuestra ALMA, no esta con nuestros cónyuges, familiares, vecinos, conocidos o desconocidos, se realiza en nosotros mismos, la lucha por saber quien somos, demostrarnos a nosotros mismos que somos imprescindibles en el sistema, que tenemos mucho que decir aquí, que no somos un cero a la izquierda, esa es nuestra batalla como seres humanos, ninguna otra, el poder lo ejercemos nosotros sobre nosotros mismos, nadie puede ejercer el poder sobre nadie, no esta escrito en ninguna ley, ni es nuestro mandato, no poseemos ningún privilegio en este tema, privarías a la otra persona de sus libertades y de sus luchas internas para poder demostrarse a el mismo que es capaz de ser digno de estar aquí, por eso en nuestra madurez tenemos que ser capaces de entender esto, si no nos va bien, tendremos que dar un giro a nuestras vidas, aunque nos cueste horrores aceptar nuestras ofuscaciones y nuestros errores, somos capaces de conseguirlo todo, por que todo lo que deseamos lo tenemos aquí y seria una contrariedad que teniéndolo delante, fuésemos incapaces de poder conseguirlo, lo que si que tenemos que tener claro, es que si queremos que algo cambie en nuestra vida, no tenemos mas remedio que cambiarlo nosotros, aunque parezca extraño una sola decisión nuestra puede cambiar el mundo, y si eso es real y existe como tal, invito a cualquier persona que lea esto a que si no esta a gusto con lo que ve, empiece a cambiar ella misma de actitud, las creaciones y los grandes logros solo dependen de una cosa, de la voluntad, si no tenemos voluntad, no se produce la acción, si no ahí acción no obtenemos movimiento, y si no existe el movimiento todo sigue igual, por eso debemos implicarnos en luchar contra nosotros mismos, somos los que movemos el mundo, y el mundo esta a la espera de esa implicación que a nivel individual debe surgir, no busquemos dioses, ni lideres, ni nadie que nos guié, somos autosuficientes de dar lo mejor de nosotros mismos a los demás, tenemos que ser capaces de demostrarnos, que nuestra madurez existe, que no somos maduros o adultos simplemente por que vallan pasando los años, la etapa de la madurez nos exige mucha implicación, en todos los niveles, religiosos, políticos, sociales, familiares, etc. Pero implicación no es solo mirar por nuestro bienestar económico y social, sin importarnos nada más, ni implicación tampoco es irnos de misioneros a un país que se encuentre en la pobreza, ni dar donativos a organizaciones, ni ser solidarios en un momento concreto de nuestra vida, la implicación debe establecerse en nuestra existencia como formas de vida, levantarnos con ella y acostándonos satisfechos de por lo menos haberlo intentado, recrearnos en nuestras posibilidades, estar satisfechos de ser seres humanos, --------------------------------------------.

2ª parte madurez

- Escritos propios.

Comments (0)